El Sevilla dominó en cuanto a posesión y de sus botas salieron las ocasiones más claras de gol