Sexo en la catedral, otra forma de protestar en Noruega