Simoncelli marca el ritmo el último día y confirma la supremacía de Honda