Suiza se enfrenta a su peor rival