Susan Boyle se compra un apartamento de dos millones de dólares para vivir con su gato