Rayos y truenos azotan la Península