Tras el Toro de la Vega, los animalistas ponen su foco en Galicia y sus 'bueyes ensogados'