El Valencia no consigue quitarse la espinita