El Valencia se hunde en tres minutos