Venden su alma en Intenet por no haber leído la letra pequeña