Vendían botellas de 19 euros a casi 2.000