El calor del verano dispara la ocupación hotelera