Diseñado a partir de vello púbico, el vestido que ni Lady Gaga se pondría