Del Bosque, el entrenador sereno