Visitar Machu Picchu fue cumplir un sueño infantil, dice Ricardo Darín