Xavi, con unos tacos marcados en la rodilla