Zapatero, con los campeones