El Zaragoza se diluye ante el asedio sevillista