Japón, testigo del último accidente de un 'zombi tecnológico'