Álvaro López, más cerca que nunca de la boca del volcán, cuyo rugido es cada vez más violento