Un grupo de menores vierte lejía en los ojos de un niño de 11 años en Birmingham