Los administradores judiciales de Marsans fijan en 373 millones el déficit