Una adolescente de California gastó más de 1.500 euros en SMS en un mes