La afición, en Johannesburgo