Casi imposible acreditar la agresión sexual a Diana Quer