Una nueva agresión en el Metro de Barcelona deja a un vigilante herido en el tobillo