Tres agricultores plantan cadáveres de conejos para protestar por una sobrepoblación que arrasa sus tierras