Una gigantesca vajilla sucia en la Ría de Bilbao