La prensa alemana ridiculiza a la selección austriaca antes de su encuentro