En Madrid hay 20.000 viviendas de uso turístico, el doble que el año pasado