Nuestra antepasada 'Lucy' ya caminaba erguida con pies como los nuestros