El antiguo Palacio de Deportes se blinda para los conciertos