La antorcha olímpica surfea por las playas de Río de Janeiro