El apoderado: José Tomás "sonríe, habla, pregunta" y casi mueve la pierna