Los árbitros solo han errado en una de cada veinte decisiones, dice la FIFA