Un arquitecto ruso inventa el Arca del futuro que podrá albergar hasta 10.000 personas