La asesina de Gabriel se incriminó hablando sola en su vehículo con micrófonos