Un aventurero explica por qué se dejó comer por una anaconda