Los bancos, los malos de la película en la Berlinale