Los béticos acumulan siete jornadas sin conocer la victoria