Las bibliotecas deberán pagar derechos de autor por el préstamo de libros