Una boda británica termina en el hospital por una intoxicación de todos los invitados