Las calderas de condensación pueden reducir un 25% la factura de gas