¿Y si en vez de las calorías supieras los km necesarios para quemar lo que comes?