Las camisetas de Bin Laden, lo último entre los souvenir de Washington