Los campeones del mundo de baloncesto, rumbo a España