Los campeones del mundo de la selección española de baloncesto, recibidos como héroes en Madrid