Los cántabros, fuera de los puestos de descenso