Se graba a 200 km/h por una carretera convencional de Madrid, y lo sube a internet