Un centenar de personas se desnudan en Barcelona contra la industria de la piel